Los micénicos

En los poemas de Homero se puede leer acerca de los antiguos reyes guerreros que habitaban las diferentes fortalezas. Estos reyes eran los dueños de grandes tesoros de oro. A pesar que por mucho tiempo se creyó que los micénicos eran producto de la fantasía, en la actualidad se supo que estos hombres realmente existieron.-

Micenicos

Micenicos

En el gran poema escrito por Homero, La Iliada nos relata la forma en que la ciudad de Troya fue situada por el ejército griego al mando del rey Agamenón (Mecenas). A finales del siglo XIX se creía que los guerreros descriptos por Homero eran parte de la imaginación de el y constituían únicamente una leyenda ya que no coincidían los datos con lo que se conocía de los primeros griegos. Años más tarde los arqueólogos descubrieron una antigua civilización griega que estaba formada por guerreros que vivían rodeados de muchos lujos y que sepultaban a sus muertos ofrendas realizadas en oro, estos guerreros si eran parecidos a los descriptos por Homero.

Esta civilización fue conocida bajo el nombre de micénicos, nombre que proviene de una de sus más importantes ciudadelas.

Los micénicos llegaron a Grecia por el año 2.000 aC, eran originarios de las planicies de Rusia y traían consigo una manada de vacas. A medida que fueron conquistando pueblos fueron adquiriendo conocimientos acerca de la vid, y del olivo. Algunos pueblos les brindaron los conocimientos acerca de la navegación, esto les fue muy útil ya que en las zonas montañosas era más fácil rodear sus costas que atravesar sus montañas.

Las colonias se fueron estableciendo en la costa y cada una de ellas levanto una ciudadela. Las paredes levantabas eran un limite para un grupo de casas en donde se encontraban las tierras de cultivo y el lugar donde pastoreaba el ganado.
En el medio de ellas habitaba el jefe. Su morada era llamada megaron. Esta vivienda contaba con columnas, una antecámara y una sala que tenia un fogón en el centro. Por ejemplo el megarón de Pilos tenia una sala que alcanzaba los 15 metros de largo y su piso se encontraba pintado con dibujos geométricos.
En los alrededores del megaron se encontraban las cocinas y despensas y las habitaciones de las mujeres.

Los jefes eran los encargados de dirigir a los pueblos en bandas de ataques, mientras que los nobles estaban ocupados buscando gloria y riqueza.

Una de las cualidades de las ciudadelas eran las murallas de gran tamaño que estaban construidas con grandes bloques de piedra. Las escaleras que tenían en sus interiores llevaban los suministros secretos de agua para abastecer al pueblo en el caso que este fuera sitiado.

Luego de la caída de Creta, los micénicos llegaron a la cumbre de su poder. Para suspender su tranquilidad, en el año 1200 aC llegó una nueva ola de invasores, a cargo de los dorios, quienes contaban con armas de hierro muy superiores a las armas construidas en bronce que usaban los micénicos.
De esta manera un siglo más tarde ya todas las fortificaciones habían caído.

Imagen de los Micénicos


También te puede interesar...

  • Pingback: Homero, el poeta ciego y su discípulo Schiliemann()

  • http://google belen

    no encontre lo que queria
    yo quiero saber la organizacion politica!!

  • http://HOTMAIL.COM alexADER

    OLA Q SUERTE ENCONTRE Y ISE TODA MI TAREA GRACIAS KEIKO PRESIDENTE

  • Nbaer

    tipica información de internet… si de verdad se quiere aprender algo mas vale obtener la informacion de Internet, ni que decir tiene que el texto aqui presentado abarca de manera sencilla la historia micenica cometiendo absurdos fallos como la idealizada conquista de los dóricos: hipotesis hoy en dia mas que descartada mas que nada porque la arqueologia ha demostrado su llegada mas tarde que la destrucción de los palacios asi que en vez de conquista aprovecharon el vacio politico para asentarse, la famosa conquista procede de la leyenda de los propios helenos de la antiguedad que consideraban a los dorios los descendientes de Heracles que bajaron hasta el Pelopoeso eclamando las tierras de su antepasado, pero como ya he dicho solo es leyenda.