Gripe de la influenza

También conocida como porcina, influenza H1N1, esta enfermedad, de la que se habla tanto en la actualidad (por la cantidad de infectados que se encuentran en distintas parte del mundo) y cuyos efectos son sumamente graves está siendo investigada por los más renombrados científicos para poder encontrar algún remedio para poder prevenirla. Te contamos en que consiste.

Influenza

Influenza

Cuando hablamos de influenza porcina (gripe porcina) estamos hablando de una enfermedad respiratoria de los cerdos causada por el virus de la influenza tipo A, el cual provoca brotes comunes de la influenza entre estos animales. Los virus de la influenza porcina enferman gravemente a los cerdos, pero las tasas de mortalidad son bajas.

En las personas, los síntomas son parecidos a los de la influenza estacional común y, entre estos síntomas aparecen la fiebre, cefalea, dolor de garganta, escalofríos, falta de apetito, tos, entre otros. Algunas personas con influenza porcina han reportado también nauseas, vómitos y diarrea.

Estos virus tienen la capacidad de trasmitirse directamente de los cerdos a las personas y de las personas a los cerdos. Y también trasmitirse persona a persona cuando alguien infectado por el virus de la influenza tose o estornuda.

Es importante que sepas que la influenza porcina no se transmite por los alimentos. Nadie la contrae por comer carne de cerdo o sus productos derivados.

Para poder diagnosticar una infección por influenza porcina tipo A, por lo general se debe recoger una muestra de secreción del aparato respiratorio entre los primeros 4 o 5 días de aparecida la enfermedad (cuando una persona infectada tiene más probabilidades de diseminar el virus).

Si por te encuentras con esta enfermedad debes quedarte tranquilo ya que existen medicamentos para tratar a las personas infectadas. La recomendación es que consulte a su médico para evaluar la indicación correspondiente lo antes que puedas.

Si bien es cierto que aun no se ha creado una vacuna pertinente, muchos científicos e investigadores están trabajando para hallar la solución.

Importante:

Se debe intensificar la vacunación antigripal en grupos de riesgo como ser:

  • Niños entre 6 y 23 meses
  • Pacientes con enfermedades crónicas
  • Embarazadas
  • Pacientes inmunocomprometidos
  • Personal de la salud (médicos, enfermeros, etc)

Para viajar es recomendable tomar ciertas precauciones:

  • Consultar periódicamente la lista actualizada de los destinos donde se producen casos.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o en su defecto utilizar alcohol en gel.
  • Usar lavandina para la higiene ambiental.
  • Cubrirse la boca y la nariz con un barbijo en área de contacto cercano con otras personas. (Ten presente que los barbijos sirven por un tiempo determinado, que te indicaran en el lugar donde lo compres).
  • Toser o estornudar con pañuelos descartables o con el pliegue del codo.
  • Evitar la visita a lugares de concurrencia masiva.

Recomendaciones para tener en cuenta cuando se regresa de un viaje:

Prestar atención a la aparición de síntomas en los 10 días posteriores al regreso. Consultar al médico ante la aparición de:

  • Fiebre superior a los 38.5º
  • Decaimiento
  • Tos
  • Congestión nasal, dolor de garganta
  • Cefalea
  • Dolores musculares
  • Concurrir a la consulta medica con barbijo si se ha estado en zonas afectada o si se ha tenido contacto con personas enfermas.

Fuente: Revista Ser Padres Hoy
Imagen: el-nacional.com


También te puede interesar...