Significado de la palabra Literal

No es raro encontrarnos con la palabra “literal” en el habla cotidiana, ya que es un concepto muy aplicado en nuestro idioma para indicar que lo que se está diciendo no es una exageración o una manera de hablar. Pero el significado de esta palabra es mucho más profundo de lo que hemos explicado en este breve párrafo. A continuación mostraremos el concepto y etimología de la palabra literal.

Significado de la palabra literal

Literal

La palabra literal es un adjetivo que se usa para denotar el sentido exacto que se quiere otorgar a un elemento del lenguaje, lejos de figurativos, metáforas, o interpretaciones que escapen a la definición puntual del término con el que se esté empleando.

Su etimología parte del latín “litteralis”, que se entiende como todo aquello que busca seguir con fidelidad el significado preciso de las palabras. Está dividida en dos componentes: “littera” que significa “letra”, y el sufijo “-al” que significa “relativo a”.

Por ejemplo, en la oración: “Javier le entregó su corazón a Mónica”, se entiende que el individuo llamado Javier está enamorado de Mónica, y por tanto “le entregó su corazón”, esto se interpreta como el sentido figurado de “le entregó su amor”. Sin embargo, en el aspecto literal, se entendería que Javier le entregó ese órgano. Por tanto, hay ocasiones en que la interpretación literal de una frase o palabra puede llevar a un significado absurdo, que resultará ilógico en toda su extensión.

En otras áreas, la palabra literal puede ayudar a consolidar una forma de procedimiento u operación. Este es el caso de una traducción literal. La cual se entiende como todo proceso, en la traducción de un texto, en el que se tome especial énfasis en replicar hasta el más mínimo detalle de la fuente con la que se está trabajando. En este caso, el encargado de llevar a cabo la traducción debe ser lo más preciso posible en su tarea, dejando de lado cualquier tipo de juicio subjetivo o alteración del texto original.

Por otro lado, la interpretación literal que se aplica en el contexto religioso recibe el nombre de “fundamentalismo”. Este considera que los textos denominados como sagrados en alguna religión deben ser respetados y aplicados al pie de la letra, dejando de lado cualquier tipo de interpretación contextual, y ciñéndose a la práctica estricta e intransigente de una doctrina, incluso por encima de las leyes.


También te puede interesar...