Espeleológica

La espeleológica comenzó a ser usada en el siglo XVI cuando en una de sus expediciones a Lomabardia Leonardo Da Vinci encontró ciertas cuevas a las que nadie ingresaba por temor.

El padre de la Espeleológia moderna Edouard Martel quien se ocupó de darle más importancia al estudio del desarrollo subterráneo. El se encargo de investigar las primeras técnicas de progresión mediante las cuales se pudieron analizar más de 250 cuevas, la mayoría de más de 200 metros de profundidad.
En definitiva cuando hablamos de espeleológica nos referimos a una actividad que se desarrolla en ambientes subterráneos, en los que se une la técnica, la ciencia y el deporte al que se agrega la investigación, disciplinas científicas, como la geología, la antropología, la biología, la climatología, la paleontología y la hidrológica.

Cada trabajo que se realiza cuenta con diferentes etapas.
El comienzo puede ser un dato aportado por algún turista o residente de la zona, puede tener su origen en una reseña bibliografica o la visualización de mapas topográficos. En muchas oportunidades al ver un mapa los investigadores ven que un curso de agua desaparece misteriosamente. Eso los ayuda a acercarse a una hipótesis de trabajo.
Al encontrar la boca de la cueva se toman fotos y se realiza un bosquejo de la cavidad y realizan un mapa que los ayudara a entender la morfología de la superficie. En esta observación se pueden detectar diferentes tipos de roca e inferir como se genero la cavidad y así poder ampliar la exploración. A partir de este punto y mediante una fotografía aérea se ve el patrón de facturación en la superficie y se sabe si la caverna se corto en ese sitio como consecuencia de una falla o un conocimiento de rocas, a veces las cavidades puede continuar en diferentes niveles de altura y de galerías o puede estar forma por que se quebraron en forma aislada a causa de derrumbes.

Para poder ingresar a las cavernas es necesario contar con técnicas verticales de progresos y exploración, parecidas a las del montanismo pero aplicadas al medio. Dentro de la caverna los investigadores dependen de su fuente de ley artificial, pueden encontrarse con un ambiente lleno de humedad y hay que aislarse térmicamente. Otro elemento que no debe faltar es el casco.
Para la exploración entran en las cuevas tres personas (ya que en el caso de ocurrir un problema o accidente una sale para pedir auxilio y el otro se queda para asistir). Se lleva también un mapa de la cavidad, si no hay ninguno se va dibujando un croquis utilizando métodos antiguos como el uso de hilos o cordones para señalar la salida. Hay que tener en cuenta que cuando uno entra a la cueva se encuentra con un paisaje que suele ser distinto al que uno ve cuando sale.
Las visitas por lo general tienen una duración de ocho horas diarias, quizás el mayor esfuerzo está en llegar al punto donde se debía iniciar la labor.
Oro dato para considerar es la temperatura de las cavernas, por ejemplo, en las zonas más profundas de las cuevas de calor que se encuentran en América Central hay salones donde la temperatura aumenta como consecuencia del calor corpóreo que generan los murciélagos que mantienen una temperatura más alta que el resto de la zona.


También te puede interesar...