Alejandría desde un principio, hasta los útimos hallazgos (Parte 2)

En este artículo te seguimos contando un poco más de Alejandría, que fuera el sueño de Alejandro Magno y hoy es parte de una mezcla étnica más que interesante. No te olvides de leer la primera parte.

Alejandría

Alejandría

En la isla de Antirrodas, que en la actualidad se encuentra sumergida debajo del Puerto Magno fue el palacio real. Sus sucesores Ptolomeo II Filadelfo y Ptolomeo III Evergetes terminaron por poner realmente bella a la ciudad. Alejandría se pobló de judíos, árabes, egipcios, griegos e indios. Todos iban a vivir ahí con la ilusión de las tierras fértiles que se encontraban a orillas del Mareotis. Este lugar contaba con un sistema de abastecimiento que llevaba agua desde el Nilo hasta las cisternas y el trazado rectilíneo hacia circular la brisa por las calles aliviando los calores africanos. En épocas de Cleopatra VII (68 – 3 aC) la ciudad alcanzó a tener medio millón de habitantes. Junto con Cleopatra, que trato de mantener a Egipto independiente y sedujo a Cesar y a Marco Antonio, termino la dinastía ptolemaica.

La ciudad dejó de ser la capital del reino pero siguió siendo un importante lugar y continúo aumentando las fuentes de sus riquezas.

Durante la época romana se produjo la invasión en Alejandría del cristianismo. La vida de los cristianos egipcios, los llamados coptos, fue especialmente difícil en las persecuciones de Dioclaciano (284 – 305). La Alejandría clásica empezó a tambalearse cuando el emperador Teodosio se convirtió al cristianismo en 380 y el obispo Teofilo mandó a destruir los templos paganos de la ciudad, incluido el Serapeum. Otro obispo, san Cirilo, terminó el acoso a la cultura helénica alentando en el año 415 el asesinato de Hipatia.

El patrimonio monumental y cultural de Alejandría debía seguir siendo deslumbrante cuando los árabes la conquistaron en el año 642. Luego de ingresar con su caballería, el comandante Amr Ibn al-As mando esta comunicación al califa de Arabia “He tomado una ciudad que contiene 4.000 palacios, 4.000 baños, 400 teatros, 1.200 verduleros y 40.000 judíos”. Luego de esto mandó a desmantelar sus murallas. Este hecho fue el comienzo de una paulatina decadencia a la que contribuyeron el hecho de pasar la capital egipcia a la nueva ciudad de Fustar (actualmente El Cairo) y una serie de terremotos y maremotos que cambiaron la configuración del litoral alejandrino y derrumbaron parte de los tesoros arquitectónicos durante el siglo VIII.

La versión más conocida entre los escritores y los historiadores ha sido que la Alejandría árabe y la Alejandría Medieval fueron poco menos que un campo fértil invadido por las arenas del desierto.

Entre Amr y Napoleón había casi 1.000 años de silencio y abandono.

En varios yacimientos alejandrinos se encontraron restos de mercaderías procedentes de todo el mundo. Desde tinturas de Marruecos hasta lindas cerámicas provenientes de China. Esto demuestra la dimensión del comercio que existía en la ciudad.

En los siglos XIV y XV el intercambio comercial con lo aragoneses, genoveses, y venecianos fue intenso. Ellos eran lo encargados de distribuir las mercancías de Oriente a través del mar Rojo.

Este nuevo itinerario marítimo altero el trafico internacional y de dio un duro golpe a Alejandría. Esta fue una época oscura que tuvo que vivir luego de la conquista de Egipto por los otomanos en el año 1517.

Cuando llegaba el año 165 el canal que unía al Nilo dejo de ser navegable por falta de mantenimiento.

Cuando Napoleón llego en el año 1798, Alejandría era un pueblo que se encontraba en ruinas. La bahía de Abikir, a 25 km de la ciudad se había convertido en escenario de la batalla naval entre Napoleón y Nelson, ellos peleaban por el control del Mediterráneo. Salieron victoriosos los ingleses y los franceses fueron expulsados de Egipto.

El encargado de su recuperación fue Mehmet Ali (1769 – 1849). Este hombre volcó su estrategia política hacia el Mediterráneo, nacionalizo tierras y proyecto presas y planes de irrigación.

En Alejandría mandó a pavimentar las calles y reparo el canal, reconectándolo con el Nilo. Este canal se reabrió en el año 1821 para proveer de agua potable a la ciudad.

Cuando estaba empezando el siglo XX se trazaron la Corniche y nuevos barrios con un claro estilo europeo.

Para más datos puedes leer la revista Muy Interesante Número 278

Imagen: sobreegipto.com


También te puede interesar...