Odín: Dios de germanos, nórdicos y anglosajones

Odín es un Dios popular en nuestros días gracias a las historias de Marvel, que lo muestran como un Dios todopoderoso padre de Thor, dios del trueno, poseedor del famoso martillo; sin embargo, existió en la vida real como parte de la mitología escandinava, germana y anglosajona. Odín fue conocido como Woden o Wotan por los pueblos germanos y Grim (el encapuchado) por los anglosajones.

Odin cabalgando a Sleipnir

Odín cabalgando a Sleipnir, fuente: Wikipedia, estela rúnica de Tjängvideestela rúnica de Tjängvide.

El nombre de Odín deriva de la raíz de las palabras “viento” o “espíritu”, era el Dios del mundo subterraneo, una deidad que representa los aspectos más salvajes e indomables de la naturaleza, capaz de sacrificarse a si mismo, si era necesario para obtener algo. Es considerado el padre universal por los escandinavos, Vikingos o nórdicos, el Dios hacedor de dioses, creador de los humanos, de los demonios y de los espíritus, señor de las huestes de muertos y de los no nacidos.

En su forma humana, Odín tenía dos representaciones: como un fuerte guerrero, equipado con lanza, espada, armadura y escudo y; de forma humana, como un anciano sabio que recorría el mundo vestido con capa y sombrero de alas anchas. Esta última forma de Odín la podemos apreciar por ejemplo, en el Sr. de los Anillos como Gandalf el gris, personaje inspirado en la mitología anglosajona. Si te cruzabas en el camino del Dios. seguramente verías su figura humana, alta, de buen porte, con un único ojo bueno de azul profundo y cabellos encanecidos, tenía la costumbre de pedir asilo y quizá enjendrar algún semidios en el camino.

odin__the_allfather_by_vyrilien-d93f35w

Odín cabalgando con su armadura de batalla, fuente: Devian Art.

Odía marchaba acompañado por dos lobos y dos ciervos, su caballo conocido como Sleipnir, tenía ocho patas.

Se dice que era el creador mágico de las runas, patrono de los magos y nigromantes, Dios de los guerreros Vikingos cuando salían al combate y que los recibiría a su muerte en batalla para cenar con ellos en la gran mesa ubicada en el salón de los caidos del Valhalla. Los muertos en combate eran elegidos por Odín, el cual enviaba a las Valkirias para que les acompañen, estos guerreros debían servir al Dios después en el Ragnarök, la titánica lucha del bien y el mal.

Cuando el Cristianismo empezó a lograr influencia entre las tribus nóridicas, en especial en los Vikingos, destruyó las creencias paganas, Odín paso a ser el líder de la horda salvaje, que cruzaría el cielo en busca de las almas de los paganos difuntos. Al final de su influencia, los monjes llegaron a equiparar a Odín con el demonio o Satán, figura mitológica en que los cristianos creían por lo que fue fácil establecer la asociación en la mente de las buenas gentes del periodo conocido como la era oscura y del medioevo temprano.


También te puede interesar...