“Caprichos” de Goya

A finales del siglo XVIII Goya realiza una de sus más ilustres obras, que tituló “Caprichos”. La misma se basa en grotescos, controvertidos e inquietantes retratos. Y justamente comienza dicha obra con un autorretrato en que se muestra muy distante, desilusionado y sumamente frío.(veáse imagen)

Capricho nº 1; (1797-1798). Aguafuerte y aguatina. 21,9 x 15,2 cm.

Y fiel a sus ideales Goya intenta plasmar en estas impresionantes obras la mísera condición humana, reflejando también los aberrantes procesos sociales de la época; dejándose  de esta manera entrever en sus pinturas la filosofía de la Ilustración.

Pero como muchas de las obras que han sabido criticar el modelo hegemónico de la época “Caprichos” fue prohibida hacia el año 1979, por lo que las tuvo que regalar al Instituto Real de Calcografía para protegerlos de la  injusta inquisición, recibiendo a cambio una beca de estudio en dicha institución para su hijo Javier. Debido a este cercenamiento Goya sólo pudo recibir críticas de muy pocos de estos ejemplares ya que los mismos de hicieron conocidos en España hacia los siglos XIX y XX.

Por otro lado ustedes se preguntarán ¿Porqué “Caprichos”? . “Caprichos” aludía al coraje y creatividad del artista de hacer lo que el quería. Quienes han tenido el gusto de poder disfrutar de sus retratos se dan cuenta a simple vista el juego tan delicado que realiza para conjugar la razón con los sentimientos, la tragedia con la comedia, sin regirse por ninguna regla artística específicamente sino dejándose llevar por aquello que tenía adentro suyo y que tan bien lo sabía plasmar.

Si bien explicó en varias ocasiones que si en “Caprichos” se encontraba alguna semejanza con la realidad era mera coincidencia muchos de los personajes de la época se sintieron aludidos.

Fuente de la imagen: aragonesasi.com


También te puede interesar...

  • Josefina Camacho

    Muy interesante los articulos que he visto en este lugar.Ayudan a ampliar nuestros conocimientos y eso es lo que me agrada …saludos y gracias.