Backgammon un juego antiguo bastante sencillo

Se cree que este curioso juego, en el cual se fusiona el cálculo y la suerte, es originario del antiguo Egipto, Sumeria o Mesopotamia, aunque su forma actual fue inventada en Persia, en donde también es conocido como Table, Tawle, Taule, entre otros, siendo querido muy especialmente por los árabes, quienes lo consideran parte de sus tradiciones. Existen registros de este juego que lo ubican 5 mil años atrás en la Mesopotamia. Incluso, entre los años 1922 y 1934 el arqueólogo Leonard Woolley encontró en unas tumbas un Tablero similar al que conocemos hoy en día.

Tablero de Backgammon

Tablero de Backgammon

El Backgammon es un juego sumamente sencillo, pero se apoya en elementos estratégicos muy complejos. No toma mucho tiempo aprender a jugarlo, pero en algunas ocasiones suelen aparecer situaciones que requieren de una cuidadosa interpretación de las reglas. La duración de cada juego es corta, así que cuando no es jugado con apuestas de por medio, éste es jugado en rondas o partidas cortas, por ejemplo, gana el primero en hacer cinco puntos.

Un juego de backgammon consta de dos fases, la fase de contacto, que es cuando las fichas más atrasadas de los jugadores aún pueden ser capturadas, y la fase de carrera, en la cual las fichas de los jugadores ya no pueden ser capturadas y sólo depende del valor de los dados para retirar las fichas.

El Backgammon se juega sobre un tablero con 24 triángulos de dos colores distintos, 12 de cada lado del tablero, los cuales están distribuidos de modo que los colores se van alternando, además, estas figuras están agrupadas en cuadro cuadrantes de seis triángulos cada uno.

Los jugadores se sientan uno frente al otro y cada uno de ellos tiene 15 fichas, las cuales son por general blancas y negras, y cada jugador selecciona un color para jugar. Los cuadrantes son exteriores o interiores para cada jugador. Los cuadrantes exteriores y los interiores están separados por una barra. Para este juego se utilizan 5 dados, 4 dados regulares y 1 dado especial para las apuestas. El dado de apuestas tiene los números 2, 4, 8, 16, 32 y 64. El objetivo de juego es mover todas las fichas hasta el tablero base y luego sacarlas del tablero. El primer jugador que logra mover todas sus fichas gana el juego.

Los puntos están numerados del 1 al 24, de modo que las fichas siempre se mueven de los puntos con la numeración más alta hacia la más baja. Ambos jugadores mueven sus fichas en direcciones opuestas, dando como resultado que el punto 1 para un jugador es el punto 24 para el otro, sin embargo, algunos juegos mantienen la numeración de los puntos desde la perspectiva de un solo jugador. Para dar inicio, cada jugador comienza con dos fichas en su punto 24, tres fichas en su punto 8, cinco fichas en su punto 6 y otras cinco fichas en su punto 13. Cada jugador usa su propio par de dados y comparten el dado de las apuestas, que es usado para guardar el valor final del juego.

Como ven, muchas cosas que damos por sentado en la actualidad, ya tienen orígenes antiguos, tal como este y otros juegos, inventos y cosas de uso cotidiano, el hombre no ha hecho más que mejorarlas o adaptarlas a los tiempos actuales.

Créditos: imagen obtenida de Wkimedia Commons, autor:Bdevel


También te puede interesar...