Aztecas – El mito creador

La mitología azteca continúa con las tradiciones de los pueblos que los precedieron.
Según su sistema el dios absoluto era Ometecuhtli, quien creo a Tonacateuhtli y Tonacacihuatl quienes eran el señor y la señora de la subsistencia.

Xipe Totec

Xipe Totec

Esta pareja engendró a cuatro hijos, quienes fueron los encargados de construir el más importante panteón divino. Los cuatro hermanos, según la tradición se juntaron para crear una obra en la que los dignificaran como dioses, con este fin crearon al hombre y a la Tierra con sus elementos.

Xipe Totec
Era el representante de la fertilidad y los sacrificios, su nombre quería decir “nuestro señor desollado”, por haberse sacado la piel para con ella alimentar a los hombres.
Se lo representa con piel dorada, tocado realizado de plumas y un escudo en sus manos, vistiendo la piel de los sacrificados en su honor.

Tonatiuh
Se trata del dios del Sol, llamado también el Luminoso o El que Calienta, se encuentra asociado a Huitzilopochtli.
Tonatiuh era guerrero, y según cuenta la tradición, al amanecer disparaba sus dardos luminosos a los cuatro puntos cardinales.
Entre sus funciones debía cuidar el paraíso al que iban los guerreros muertos durante batallas y los que eran sacrificados en su honor.
También recibían a las mujeres que morían durante el primer parto.

Tezcatlipoca
Este era un dios omnipresente del Cielo y de la Tierra, era la fuente misma de la vida. Contaba con poderes que podían amparar a los hombres.
En la ciudad de Tezcatlipoca, que era altamente militarizada, era considerado como un señor de las batallas.

Ometecuhtli
Se le atribuye la creación original y era tomado como un dios dual, representable en una faz masculina o femenina.
No se realizaron templos en su honor.

Quetzalcoatl
Su nombre quiere decir “Serpiente emplumada” y era una figura muy importante para la civilización azteca.

Huitzilopochtl
Nació de Coatlicue, que era la madre tierra. Esta se embarazó de una bola de plumas caída del cielo.
Sus hermanos, incentivados por su hermana Coyolxauhqui, tomaron la decisión de matarlo para ocultar la deshonra. Pero él mató a la mayoría. Mando la cabeza de Coyolxauhqui al cielo en donde se convirtió en la Luna.

Leer también: Hijos del Quinto Sol: La leyenda azteca de la creación.

Fuente: Grandes Civilizaciones de la Historia
Foto: Xipe Totec


También te puede interesar...