Torres de graduación

untitled.bmp

A partir del siglo XVI aparecieron en Polonia y Alemania unas grandes edificaciones hechas de madera de roble y ramas de endrino.

Estas torres se usaban para evaporar el agua y así obtener sal. Estaban expulsadas por molinos de viento, el agua que iba cayendo gota por gota sobre las paredes pasaba siete veces por la instalación, la concentración de la sal aumentaba de 4 a 22%.

Estas torres eran consideradas como torres de graduación salina, e impulsaron la economía de lugares donde la sal era imprescindible como conservantes para los alimentos.

En la población polaca de Ciechocinek hay tres torres de 16 metros de altura, fueron edificadas en el siglo XIX sobre su manantial y estaban ubicadas en forma de herradura.

Los turistas que la visitan pueden caminar alrededor de ellas y respirar el aire rico en yodo debido a la evaporación del agua.


También te puede interesar...