Como dicen las abuelas, el tiempo está loco

¿Quién, en este último tiempo no ha dicho o ha escuchado la frase “el tiempo está loco”?, ¿qué queremos decir con ésto?…. ¿Queremos decir que la temperatura cambia continuamente, que pasamos de largos períodos de sequía a grandes inundaciones, qué en épocas en donde debería hacer frío hace calor y/o que en nuestros veranos no podemos descuidarnos de pescarnos un resfriado por los abruptos cambios climáticos?. En este artículo trataremos de explicarte y de explicarnos porque nadie puede dejar de pensar que “el tiempo está loco!”

Cambios climáticos

Cambios climáticos

Los cambios climáticos siempre existieron, pero en épocas pasadas no fueron registrados o no fueron tan extremos como lo son en la actualidad. Este problema trae dos posiciones bien diferentes. Algunas personas no le dan mucha importancia y aseguran que estos cambios pertenecen a un ciclo natural de largo término y hay quienes responsabilizan abiertamente a los hombres como un factor determinante de los factores que los provocan.

Muchos creen que estos problemas son consecuencia de la emisión de gases provenientes de combustibles fósiles, la deforestación, la erosión de los suelos y la desertificación. Todos males, sin duda son provocados por la mano humana.

Yo me he inclinado a no tomar ningún pensamiento tan extremo y creer  que, quizás, estos cambio y esta destrucción de los sistemas naturales, en muchas ocasiones responden a un combinación de las tendencias de la naturaleza que se combinan con una intervención del hombre.

Anunciar que el calor es un contaminante es una idea que difícilmente podremos conceptualizar. Y más si cuando lo anunciamos estamos en un frío día de invierno. A pesar de eso, la contaminación térmica es una consecuencia de las necesidades industriales y de la disponibilidad de energía que parte del hombre. La forma más común de la contaminación  es mediante las aguas que ayudan a formar la energía eléctrica, a partir de combustibles fósiles y por las distintas industrias para el enfriamiento de las máquinas y sus procesos industriales. Por medio de estos desagües se altera la forma de los ecosistemas acuáticos y van provocando de forma paulatina la disminución de oxígeno disuelto. Lamentablemente, algunos vegetales ya no podrán crecer, lo mismo pasará con los peces y otros organismos. De a poco, sin que lo vayamos notando, el ecosistema ya no será el mismo. Quizás nuestros hijos o nietos se den cuenta y nos pregunten los motivos.

Otro tema que no escapa a nuestra realidad es el referido al efecto invernadero. De a poco, en forma casi imperceptible, la temperatura fue aumentando en la superficie terrestre, lo que provocó cambios en el clima. Científicamente fue aceptado que en el siglo XX se ha producido un leva calentamiento que alcanza 0.6ºC. ¿Cómo llegaron a esta cifra? Fácil, se basaron en registros históricos que se juntan desde el año 1860 en Inglaterra y se ha determinado que el año más cálido fue 1990.

En nuestro planeta, si no existiese ese efecto invernadero, en donde interviene la atmósfera, sería imposible la vida y estaríamos cubiertos de una capa helada con temperaturas que superarían los 15 grados bajo cero. Este es un fenómeno de tipo natural y es favorable. En este caso no es una consecuencia de la acción humana, pero está agravado por las emisiones que sobrepasan la capacidad de absorción de la naturaleza.

Por este motivo, para no tener que seguir repitiendo hasta el cansancio “el tiempo está loco” cada vez que nos resfriamos, debemos participar más en actividades que nos permitan mejorar la calidad del medioambiente.

Para más datos sobre el clima y las consecuencias te invitamos a leer “Alertas Meteorológicas” de Ediciones La Llave

Imagen: tiempo.com.uy


También te puede interesar...