Videojuegos ¿y si no son tan malos?

Como padres a veces caemos en el error común de darle muy mala prensa a los videos juegos. Pero esto ocurre por contar con mala información. Es bueno que tengamos en cuenta que si son jugados en la medida justa y a su vez considerar que si los video juegos no son violentos pueden contar con ciertos aspectos positivos.

Videojuegos

Videojuegos

Si aun contamos con el prejuicio de que le haremos algún daño al regalarle la consola de video que tanto soñó por años tenemos que poner en la balanza si en realidad son tan malos para toda la familia. Y pensar que son positivos… te contaré para qué.

Los video juegos pueden llegar a ser estimuladores. Y ésto no lo pienso yo, sino especialistas en conductas familiares, quienes aseguran que un video juego elegido con cuidado y buen tino puede ayudar al sano desarrollo infantil. Pero para ésto debemos informarnos y estar atentos a las reacciones que ellos disparan en nuestros hijos.

Antes que nada no debemos dejarnos impresionar por las peleas, patadas, tiros y sangre que abundan en los video juegos. Existen juegos que generan situaciones de aprendizaje. Es común que algunos juegos ayuden a encarar un problema desde diferentes perspectivas o puntos de vista de los diversos personajes, y además, pueden ayudarnos a aprender del error, lo que puede resultar sumamente interesante.

Otros juegos nos permitirán simular diferentes comportamientos dentro de sociedades, que ayudan a ver como funcionan las mismas, probar efectos e hipótesis. Por ejemplo los juegos de simulación de un aeropuerto o un zoológico. En este sentido se puede aprender sobre animales, por ejemplo la forma correcta de alimentarlos, desempeñar diferentes puestos de trabajo, tomar variados roles.

Ojo! Tampoco debes pasarte al otro extremo. Para el buen desarrollo psicomotriz del niño, su entretenimiento debe estar equilibrado entre la pantalla y otro tipo de actividades. Tampoco debemos tomar a los video juegos como si fueran niñeras electrónicas, ni dejar que nuestros hijos se aíslen todo el día concentrados sólo en la consola.

No descartes la posibilidad de compartir el momento de los videojuegos con el resto de la familia y de paso ver como el niño va reaccionando frente a las diferentes situaciones.

No debemos perder de vista que cuando un niño esta frente a un video juego, lo único que está haciendo es algo propio de su edad: simplemente jugar.

Más Información | Entertaiment Software Rating Board
Pan European Game Information (Pegi)

Fuente de la imagen: lewebpedagogique.com


También te puede interesar...