Tomografías por emisión de positrones (PET)

Tomografía PET

Tanto las tomografías computadas como las resonancias magnéticas son métodos de diagnósticos muy útiles cuando necesitamos estudiar las estructuras internas de nuestro cuerpo, pero en la actualidad también existe la tomografía PET.

Esta tomografía se ha convertido en la técnica más novedosa y sofisticada para el estudio de los procesos bioquímicas en seres humanos vivos y en tiempo real.

Este examen es muy bueno ya que logra identificar los cambios que se producen a nivel celular, por ello es muy útil cuando se trata de determinar un plan de tratamiento contra el cáncer o determinar anomalías cerebrales como la perdida de memoria. La tomografía PET ayuda a identificar áreas del músculo cardiaco que se mejorarían con un bypass coronario.

La glucosa
La glucosa es la principal fuente de energía de las células. Por este motivo es bueno estudiar como se comportan dentro del cuero, así se logra saber lo que sucede en el metabolismo. Las anomalías o problemas que en él suceden pueden estar relacionadas con importantes dolencias, como los tumores malignos o el Mar de Alzheimer.

90% Es el nivel de diagnostico de cáncer correctos, incluso en fases tempranas, que se obtienen con las tomografías por emisión de positrones (PET).

Siguiendo la marca
Con el fin de estudiar el comportamiento de la glucosa es necesario imprimirle una “marca” que ayude a detectarla. Para ello se prepara una glucosa reactiva, que es inyectada al cuerpo, y fácil de ver para el tomógrafo PET.

La glucosa es tratada con un isótopo radiactivo (que emite partículas). Se utiliza fluor 18, carbono 11, oxigeno 15 o nitrógeno 13.

La glucosa radiactiva (usualmente fluor 18 deoxiglucosa FDG) es inyectada en el paciente que será sometido al estudio.

Dentro de la molécula de FDG el fluor 18 emite positrones. Los positrones son partículas de antimateria equivalentes a electrones. O sea, los positrones son electrones que en lugar de tener una carga negativa, poseen una carga positiva.

En el resto de los tejidos y estructuras del cuerpo, abundan los electrones libres, susceptibles de encontrarse con los positrones emitidos por la FGD

Cuando un electrón (carga negativa) choca con un positrón (carga positiva) las dos partículas se aniquilan y toda sui masa se convierte en energías.

Concretamente, en dos fotones (rayos gamma) que son emitidos en direcciones opuestas, en un ángulo de 180º.

Estos flashes son captados y amplificados por el tomógrafo PET que determina la posición y la intensidad de las moléculas de FDG y, por lo tanto, su comportamiento en el interior del cuerpo del paciente analizado. El procesador, de esta manera, convierte toda esa información en imágenes en colores.

5 Mm. es la mínima resolución de los tomógrafos PET. Esto quiere decir que aquellos tumores malignos más pequeños son visibles con esta técnica.

Que dicen las imágenes
Mientras que una tomografía común aporta información anatómica de los órganos, la PET no brinda información de su actividad metabólica y bioquímica ayudando a ver como actúan los fármacos de contraste. Es muy útil para diagnosticar tumores malignos y patologías neurológicas.

Foto: Tomografía PET


También te puede interesar...