Superhidrofobicidad

El agua puede ser sumamente letal para los metales, y esto causa riesgos a la seguridad en industrias y empresas que lisian con los metales o que son básicos para su desempeño. Por tal motivo los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets se dieron a la tarea de prever la corrosión o el deterioro de metales básicos por el efecto del agua.

Ellos le han denominado Superhidrofobicidad al tratamiento que se reciben los metales convirtiéndolos así en repelentes del agua. Con esta propiedad adecuada por los investigadores de Massachussets, provoca que el agua se agrupe en gotas en vez de diseminarse evitando absorberse por el metal, cosa que genera daños y corroe. La superhidrofobicidad se aplica a los metales para hacerlos más resistentes al agua, incluso con la aplicación de esta técnica pueden llegar a sustituir otros elementos fabricados con polímeros, y que podrán ser tan eficaces en industrias de aviones y trenes o automóviles.

Esta técnica está inspirada en el efecto del rocío en las flores de loto, ya que estas flores cuentan por naturaleza con una superficie nanocristalina, que su resistencia al agua es similar a la cera, causando así el efecto de que el agua no penetre y en cambio se agrupe en pequeñas gotas separándolas de su conjunto sobre su superficie.

La técnica creada por estos investigadores se planea expandir especialmente en la industria aeronáutica, ya que podría disminuir los riesgos de fisuras que en el cielo se provocan al deteriorarse los materiales y ejercer presión en lo alto, causas que provocan la penetración de agua de lluvia en los materiales que componen las aeronaves.


Literatour

Mexicano con gusto por la escritura

También te puede interesar...