Significado de la palabra Sortilegio

Sortilegio era el nombre con el que se conocía al proceso que buscaba adivinar el futuro de una persona. Sin embargo, en la actualidad, el término comúnmente se usa para referirse a un hechizo. En lo concerniente a la adivinación, en sus distintos métodos, ahora se le llama clarividencia.

Sortilegio

A continuación mostraremos el significado completo y etimología de la palabra sortilegio.

Sortilegio

El origen de la palabra tiene su base en el latín y el término “sortilegium”, y en dos vocablos que se complementan para crear la expresión: “sortis” que significa “suerte”, y “legere” que se traduce como “leer”. Es por eso, que originalmente se le definía como la acción de “leer la suerte”. Para mejor comprensión, y es importante tomarlo en cuenta, la suerte está directamente relacionada con los acontecimientos futuros, con todo aquello que el sujeto no puede controlar y está por experimentar.

 

Ya sea en su definición original, o la más contemporánea, en ambas se entiende que el sortilegio está fuertemente ligado a la magia o la religión, a su creencia y validación, por tanto, el individuo que lo practica o que busca respuestas a través de él, asume que los elementos en el mundo mágico o religioso son reales y pueden afectar su vida. Por esas razones, es comprensible que en el pasado se adoptara como una práctica común, ya que la ciencia aún no estaba desarrollada, y las creencias de ese tipo cobraban más valor en razón del poco conocimiento que se tenía sobre el mundo.

 

Las personas que solían practicar el sortilegio eran dotadas de un aura sobrehumana, casi divina, o enlazada de alguna forma a las fuerzas místicas más allá de la comprensión del ciudadano común. Solían ser sacerdotes, druidas, chamanes, entre otros; siempre tomando en cuenta que poseían algún tipo de “don”, y que eso les permitía  acceder a ese supuesto poder.

 

En la actualidad, es común encontrar en distintos medios a los videntes que mantienen esta práctica, quienes garantizan que mediante algún método pueden conseguir vislumbrar el futuro de la persona con quien estén interactuando. Entre esos métodos se encuentran: la adivinación por medio de una baraja de cartas, que recibe el nombre de cartomancia; la lectura de los patrones ubicados en las palmas de las manos, que se llama quiromancia; la invocación de demonios o espíritus, denominada nigromancia; entre otras formas que usan algún elemento que resulta llamativo y extravagante.

 

Es importante mencionar que la mayoría de religiones, como el cristianismo, niega rotundamente y castiga el hecho de creer o practicar este tipo de rituales, ya que considera que son ajenos a su dios, y que representan o están ligados de cierta forma con entes malignos. Solo validando la existencia en el pasado de personas que a través de un designio divino pudieron acceder a esas habilidades, recibiendo el nombre de profetas.


También te puede interesar...