Placeres y lujos asiáticos

xu.jpg

Bajo la dinastía Ming, el esplendor de la corte alcanzó su pico máximo.


La música, el baile y los placeres carnales constituyeron las principales diversiones. El emperador Xuanzong en el siglo X, estableció las reglas para elegir las concubinas de primer rango entre las 3.000 que habitaban en su harén. Después de ser perfumadas, maquilladas y ataviadas con un velo traslucido, el eunuco principal conducía las candidatas hasta la alcoba del soberano, que evaluaba sus habilidades. También brillaba la gastronomía. Las mesas exhibían los colores de salsas y platos que armonizaban los cinco sabores propuestos por Confusio como base del arte culinario: agrio, dulce, salado, amargo, y picante. Había más de 50 formas de degustar una sopa: entre ellas, la de mido de golondrina, hecha a base del gluten con que esas aves fabrican su nido.


También te puede interesar...