Ajustador nasal

nariz.jpg

El ajustador nasal era un dispositivo creado en el siglo XIX para darle a la gente una nariz perfecta, con resultados permanentes y sin ser demasiado doloroso (al menos eso decian).

Las conductas médicas y científicas que se empleaban a fines del siglo XIX eran modernas comparadas con las empleadas en la Edad Media, pero si las comparamos con la actualidad eran muy dolorosas y drásticas.
En la etapa principal de la revolución industrial no existía aun la cirugía reconstructiva, y menos aun la cirugía estética. El quirófano se reservaba solo para operaciones en la que la vida de la persona se encontraba en verdadero peligro, y solo eran realizadas de ser sumamente necesario. Es por eso que se buscaban métodos alternativos para las necesidades médicas cercanas a la coquetería y estética. De esta forma se explica como surgió el ajustador de narices del año 1890. El aviso de la época era muy claro: “Para lograr un nariz perfecta (…) Para lograr hermosas proporciones, mientras usted duerme. Reforme su nariz, es seguro, indoloro, confortable, rápido y con resultados permanentes.” El sistema que poseia el ajustador nasal consistía en un mecanismo elaborado en metal de forma curva, que se adjuntaba al rostro mediante una correa y que ejercía una presión regulable. Es muy posible que el dispositivo haya proporcionado más problemas que soluciones, y más dolor que embellecimiento, pero no deberíamos descartar ningún resultado. Hoy, el reformador nasal pertenece a una colección privada, propiedad del ingles Maurice Collins, ¿lo usara para enderezar su varicita? No lo creo…


También te puede interesar...